Eduardo Manrara - "El hombre olvidado por la historia"
   
 

 

Eduardo Manrara

..Eduardo Manrara naciò en Puerto Principe, Cuba en 1842. Despues de terminar sus estudios bàsicos, consigiò trabajo como cajero en una casa bancaria. La experiencia adquirida le serviria de mucho años màs tarde y con buenos beneficios.

.. Vicente Martinez Ybor, el gran magnate tabacalero, conocerìa al joven Manrara en Havana e inmediatamente reconocerìa su ecepcional talento en finazas y comercio al igual que su habilidad para tratar al pùblico. La amistad de ambos al igual que su asociaciòn unirìa a estos dos grandes hombres por toda su vida.

..Debido al revuelo polìtico e inconformidad social, darìa razon suficiente para el inicio de la Guerra de los Diez Años en 1869 e Ybor se encontrarìa en constante peligro debido a su simpatìa y sus puntos de vista por la causa a favor de la independencia de Cuba, dando razòn sufuciente para la relocalizaciòn de su fàbrica Principe de Gales a Cayo Hueso, Florida.

..Ybor se encontraba altamente complacido con el joven Manrara, el que a sus treinta años y en 1872 se comvirtiò a miembro oficial de la empresa. Al mismo tiempo Edward R.M. Ybor hijo de Ybor se convirtiò en miembro asociado. Ybor y Manrara eran la perfecta combinaciòn para negocios. Su marca màs famosa lo era "El Principe de Gales", el cuàl contaba con reconocimiento y fama mundial. Al igual que sus otras marca como "Flor de Madrid, La Perla, and El Triunfo". Desde que Ybor relocalizò su fàbrica a Cayo Hueso otros manufactureros lo siguieron.

   

 

Vicente Martìnez Ybor

 

 

 

Para mediados de 1870, Cayo Hueso se habìa convertido en el centro tabacalero de la naciòn al igual que la comunidad de màs ràpido crecimiento en la Florida y la màs grande, con una poblaciòn de unos 18,000 residentes. Para 1883 el Congreso de Estado Unidos, aprovò el Acta Morrison, con la idea de aumentar la produciòn domèstica de cigarros. Estableciendo una tarìfa de impuesto para la importaciòn de cigarros terminados importados y no asì al tabaco ò rama que se usa para su fabricaciòn. El resultadode esta ley vino a favorecer con gran ventaja a los manufactureros como Ybor y Haya y su plan de relocalizaciòn.

..Para 1885, los disturbios y los agitadores polìticos causan insertidumbre entre los tabaqueros, amenazando asì la produciòn de cigarros y la econòmia. Esta situaciòn alcanzò serias proporciones, y fuè entonces que Ybor comenzò a considerar grandemente su relocalizaciòn a otro lugar. Ignacio Haya, quien operaba su fàbrica en Nueva York, se encontraba visitando a Ybor en ese tiempo, y de igual forma se encontraba considerando en relocalizar a un clima màs favorable. Eduardo Manrara, quien no le gustaba viajar en barco de Nueva York a Cayo Hueso, acabava de llegar a la isla luego de un viaje, y pasò por Tampa via tren. En su breve estadìa en Tampa pudo ver el potencial antes de proseguir en barco a Cayo Hueso. El pudo ver que era el lugar ideal para la manufactura de cigarros.

..En ese momento, Gavino Gutierrez, buen amigo de ambos y de Haya, entra en escena. Gutierrez habia visitado la villa de Tampa y examinado el potencial para la producciòn de jalea de guayaba. El llegò altamente impresionado del futuro y potencial econòmico del pequeño pueblo. Consecuentemente, Ybor Haya y Manrara conversaron altamente junto a Gutierrez acerca de Tampa. Gutierrez hizò enfasis en elclima, humedad para la manufactura de cigarros, conecciones ferroviarias hacia el norte y a solo un dia de viaje a Cuba, fuente de la materia prima para los cigarros y la mano de obra. Su exposiciòn impresionò aYbor y a Haya, quienes junto a Gutierrez viajaron a Tampa para ver por su cuenta y ver las posibilidades de establecer la "Cuidad del Cigarro".

"La Pequeña villa de Tampa"

..Luego de ofertas y contra ofertas entre la Junta de Intercambio y Comercio de Tampa y Vicente Martinez Ybor en Cayo Hueso y semanas de intensas negociasiones. Se lleg[o a un acuerdo para la compra de una extensi[on de terreno lleno de huecos, caimanes, pantanos, pinos, palmettos al noreste de Tampa, propiedad del Sr. John T. Lesley, quien era el terrateniente màs grande del àrea. Por el cuàl se pagò la suma de cinco mil dolares. Ignacio Haya y su socio Serafin Sanchez comenzaron sus planes de mudanza a Tampa y de igual forma Ybor desde Cayo Hueso.

..El joven, y energètico, Eduardo Manrara, viajò a Tampa para inmediatamente comenzar los planes para el desarrollo del centro màs grande para la manufactura de cigaros Habana Claro, màs grande en los Estados Unidos. Gavino Gutierrez, quien era ingenièro civil y arquitècto, para medir y dividir los lotes del terreno y crear asì el nuevo pueblo. El periòdico "The Tribune" comentò; "Aunque poco saben los habitantes de esta dormida y pequeña villa de Tampa, del significado que con lleva la llegada del señor Eduardo Manrara en 1885. Esta hara posible que Tampa se llegue a llamar algùn dìa la Havana de los Estados Unidos".

..Las negociaciones para atraer las fàbricas comenzaron pronto. El proyecto desde sus comienzos mostrò maravillosos resultados que para Octubre 10,1886, se organizò una empresa para el desarrollo e informaciòn llamada Ybor City Land & Improvement Company. Los oficiales de la corporaciòn lo eran Vicente Martinez Ybor, Presidente; Eduardo Manrara, Vice Presidente; George T. Chamberlain, Secretatio y Tesorero. Peter O. Knight, joven abogado prodigo de 21 años se harìa cargo de la parte legal.

..La compañia inmobiliaria estumularìa a otras fàbricas a venir a Ybor City, al ofrecerles terrenos, edificios y hasta finas residencias para los gerentes. Entre las empresas que aceptaron, se encontraban, Lozano, Pandas y Compañia; Trujillo y Benemelis; Gonzalez, Mora y Co.; J. Arguelles, Lopez y Hrnos; Josè M. Diaz y Hrnos. y Creagh, Gudnecht y Compañia. Estas fàbricas construyeron modernas fasilidades con elevador, baños enchapados y sotanos de ladrillos.

..El Tampa Tribune dijo en uno de sus editoriales; "La empresa inmobiliaria, ha ofrecido un gran poder de ayuda para adelantar el desarrollo de esta secciòn del estado y màs aùn para el desarrollo y pròsperidad de Tampa".

 

 

Gavìno Gutièrrez

 

 

 

 

Serafìn Sànchez

 

Manrara, segundo de la izquierda con traje junto a su tranvia

..Durante los 80's, Tampa llegò a obtener su primer ferrocarril. Este sistema de transpotaciòn fuè financiado por los inmensos fondos de Martinez Ybor y Eduardo Manrara. La empresa se llamaba, "Tampa Street Railway" y comenzò operaciones en 1886, con C.E. Purcell como gerente general. Esta conectaba a Ybor City por medio de arbustos y campos hasta llegar a Tampa. Con una linea ferrea de unas 3 1/2 millas de largo con tres pies y tres pulgadas de ancho, junto a sus 8 pequeños vagones y tres locomotoras de vapor. La tarifa era de cinco centavos, y su "servicio era de vez en cuando". Lineas alternas conducian a cada una de las fabricas y llevaban las pacas de tabaco procediente del puerto o de los almacenes y/o barcasas. Luefo de la empresa ferroviaria comenzar, el "Tampa Tribune dijo; Tampa es ahora uno de los sitios màs progresistas de America".

 

 

 

Vista de V.M. Ybor Cigar Company en 1889

..Vinieron años de mucho progreso y luego de la muerte de Edward R.M.Ybor, hijo de Vicente Martinez Ybor, la empresa se vino a conocer como V.M. Ybor & Manrara. Al morir Ybor en 1896, Manrara vino a ser su unico propietario y continuò invirtiendo y mejorando la division de bienes raice y propiedades en Ybor City. Manrara obtuvo fortuna y la invirtiò en varias empresas, lo que le trajo grande beneficios econòmicos para èl y Tampa. Su visòn, energìa y perseverancia, ayudo a mantener un constante desarrollo y continuo progreso al igual que calidad de vida en el àrea.

..Entre sus aportes estan; la creación de la empresa eléctrica Tampa Electric, el periódico Tampa Tribune, el sistema de tranvía, el Banco Exchange, el desarrollo del Puerto de Tampa, la cración del primer proyecto de desarrollo urbano en la Florida, contribución al desarrollo de West Tampa, creación del sistema de iluminación pública entre otros.

 

 
 

..Manrara tuvo la distinciòn de traer a Tampa el primer automovìl en 1901. Cuando manejaba su "carruaje motorizado" por las calles de Ybor City, la excitaciòn de la gente se convertìa en pandemonio, y le gritaban "carruaje del demonio, ya llegò el carruaje endiablado !!!"

..La poblaciòn no podìa entender como un hombre con una conducta tan sèria podìa estar envuelto con tan ridicula constrapciòn.

..Manrara viviò durante un "tiempo de titanes". Este fuè un periòdo a finales de siglo cuando estos pioneros comerciales trataron de sobre poner los años de pos'guerra civil y reconstrucciòn. Y tubieron que ante ponerse a sus negocios y pensar que los negocios y la industria pueden crear algo màs que la acumulaciòn de fortuna.

Vista de Ybor City en 1886, durante su contrucciòn

..Fuè a las ocho de la mañana de Mayo 2, 1912, en un dìa de primavera en Gotham, Nueva York, cuando Eduardo Manrara, rodeado de su esposa, su hija y sus cuatro hijos, marcò su hora final. El final llegò para el ¨titan¨de los negocios y las finazas en Tampa a sus 70 años. Manrara fuè uno que realmente decìa y hacia, y que logrò convertir de una villa a una moderna ciudad, y Tampa es mejor hoy gracias a hombres como èl. No obstante que aùn sigue siendo, - "El hombre olvidado por la historia"...

 

_________________________

Tobacco Leaf Journal (Abril 1894) - Archivos Tampa Tribune (Abril 1894) - N.Y. State University Archives Records (1894) - "Erase una vez en Tampa - 2014 - Autor: W.Reyes, Ph.D.

Fotos: USF Special Collection - Investigador Historico; Dr. W. Reyes

 

Home____Colección de Historias

 

Trademark & copyrights reserved©GHC-1995 - 2016

 

09-30-2015